Alteradas duraciones

Con la maternidad cambia también la duración de las cosas. A algunas a las que antes dedicabas tiempo, las tratás como trámites. Otras, en cambio, ahora llevan años…

El baño. De encerrarte a leer, olvídate. Tu nueva vida se llama hacer pichí con la puerta abierta. Y ante la atenta mirada de alguien que masca una plantilla o grita que quiere agua. Jamás bañarte será igual. Esas duchas relajantes en las que perdías la noción del tiempo son cosa del pasado. Tus baños duran diez minutos y se parecen a los de un preso. Jabón, shampoo, enjuagar. Acondicionador, enjuagar y afuera. 

El sueño. ¿Ocho horas seguidas? Un milagro. ¿Una siesta? Lograrlo implica un trabajo de preproducción parecido al que hacen para la entrega de los Oscar. Que se duerma él primero, no tener otra cosa que hacer, poder conciliar el sueño, y un largo etcétera. Diez minutos después que te dormiste, te despierta el toque de una mano pequeña.

Hacer una valija. Pensar que hace dos años, te ufanabas de tu capacidad para agarrar un bolsito y salir corriendo. Ahora tenés que llevar ropa como para Mirtha en los Martín Fierro (frío y calor, frío y calor por si ensucia los originales, media estación, media estación por si ensucia, un abrigo fino, una campera gruesa, un abrigo intermedio…), un bolso con pañales y una muda para el camino, otro con comida (dulce y salada) por si tiene hambre en el trayecto , agua, mema, babero, juguetes varios, factor solar, repelente, gorro (de sol o de abrigo o ambos). Tengo una sensación rara…¿De que me estoy olvidando?

Ir al supermercadoEntrar, agarrar lo que vas a comprar (una Coca o un surtido entero) y salir. Así era tu vida. Palabra clave: ERA. Ahora el tour incluye paseo en el carro, explicación de por qué ahora no vas a comprarle un juguete que vio en la góndola de arriba de todo, relato pormenorizado de los motivos por los que no puede tocar todo lo que ve y vigilancia y monitoreo para evitar que se lleve alguna de las 2.000 boludeces que hay en la caja sin que te des cuenta. ¿Y la lista que traje? Estoy segura que cuando entré la tenía en la mano….¿Dónde la puse?

Salir de tu casa. ¿Vamos con el carro o sin el carro? ¿Agarraste el agua? ¿Pañales en el bolso hay? Acordáte que la última vez se habían acabado las toallas húmedas y hubo que limpiarlo con el diario del sábado pasado. ¿Lleva gorro? ¿No está fresco para ir así? ¿Viste mi cartera? No enano, el buggy no lo podemos llevar. No llores. Agarrá otro chiche más chico. ¿Tu celular? No tengo idea. ¿Vos no se lo diste para jugar hace media hora? 

Y si llegaste hasta acá, seguro estás pensando en una sola cosa: Hay otra… 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s