El cumpleaños interminable

slider fiesta de cumple

(a Adela Dubra, de cuyo libro escribiré en breve e inspiró mi regreso a este blog que no debí dejar nunca abandonado)

Es temático. Siempre. Hay una mesa, en el centro del salón, contra una pared. Sobre la mesa, una enorme torta con el personaje (o los personajes) de un dibujo que pasan en el cable. Del lado izquierdo, galletitas unidas a un palo y decoradas, otra vez, como el personaje que pasan en el cable. Del lado derecho cupcakes, idéntico personaje.

Es un salón. Hay animadores. Hablan en diminutivo y tienen voces agudas (extraña la relación entre la alegría y las soprano). Pelotero y pelotas, muchas pelotas. Juegos inflables. Litros de Coca Cola. Papitas, pildoritas, miniaturas de pollo. Niños que corren con la cara pintada.

Cerca del final, como marca el guión, se soplan velas. Primero con los padres. Foto. Los abuelos. Foto. Los tíos. Foto. Los primos. Foto. Amigos. Foto. Todos cantan. Foto. En español. Foto. En inglés. Foto. Sonríen. Y cantan. Foto. Foto. Foto.

“No te olvides de las sorpresitas”, dice ella mientras entrega camperas y vigila que nadie escape por la puerta. Es la hora escrita al final de la tarjeta. Esa sí, la del mismo personaje del programa que pasa el canal de cable.

Un cumpleaños. El que organizamos. Al que vamos de invitados. Una, dos, tres veces en cada fin de semana. Los mismos juegos, los mismos cantos, las mismas decoraciones. El mismo, interminable, cumpleaños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s