A veces el infierno…

unnamed

A veces no vas al infierno.

A veces el infierno te visita a vos.

A veces el infierno es una llamada de teléfono y una voz del otro lado que te dice que “le pasa algo raro”.

A veces el infierno es estar lejos; no saber que quiere decir “algo raro”.

A veces el infierno tiene el sonido de la sirena de una ambulancia.

A veces el infierno es estar con él pero sin él.

A veces el infierno son 90 minutos en los que el tiempo no pasa.

A veces el infierno es miedo porque este infierno no se acaba.

A veces el infierno es una sala de emergencias, 3 médicos y sus ojos abiertos sin que él esté en su mirada.

A veces el infierno se llama convulsión, intoxicación o “no sabemos qué le pasa”.

Pero, a veces, el infierno tiene puerta de salida, y solo a veces, un grito, el suyo, te rescata.

A veces la paz viene en los envases más extraños. Una frase. Una frase pronunciada a las once de la noche de un sábado de Carnaval. Once palabras que salen de los labios de un niño que aún no tiene 3 años.

Sentado, comiendo en la cama de un CTI en la madrugada, te mira y dice: “Mamá, ¿Viste que si mastico el helado, se transforma en agua?”.

Anuncios

Un pensamiento en “A veces el infierno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s