De los siete al hilo al duerme toda la noche

ataque-nervios La gente miente. Todos mentimos. Pero hay mentiras que hemos heredado. Como un hechizo que para romper requiere un grado de valentía que la mayoría de nosotros no tenemos.

Como una suerte de mantra que repetimos sin pensar en la adolescencia juramos haber tomado más de lo que un elefante podría soportar, o no haber estudiado para un examen que salvamos con 10. Cuando somos adultos juramos haber tenido maratones sexuales cercanos al delirio que nadie se anima a desmentir.

Es que desmentirlos puede ser un boomerang. Implica reconocer que uno no ha pasado ni cerca de esas cifras, exponerse al que el resto te diga “Ay pobrecito, no te pasa como a nosotros”. Pero yo no puedo con mi naturaleza y como el niño del cuento a veces me cuesta quedarme callada cuando me parece que lo que el rey tiene puesto no es una hermosa tela traída de países recónditos. Sino aire, solamente.

El mío duerme toda la noche de corrido. Llévalo al médico. O estás mintiendo descaradamente o esas ojeras negras que tenés abajo del corrector son de tener sexo desenfrenado toda la noche. Los bebés no duermen toda la noche, y si lo hacen es porque algo les está pasando. Dejá de presumir con tus amigas y lleválo al pediatra.

Juega quitetito todo el día. Lleválo al médico 2. Nadie te pide que andes por la vida confesando que la semana pasada lo agarraste jugando a ser Tarzán con la cortina del living o pintando las paredes con el dypen indeleble para etiquetarle la ropa, pero tampoco seas tan descarada. Jugar, no es mirar la tele.

Su comida preferida es el brocoli.  Debo ser yo que soy una infeliz. Mi hijo come casi todo y odia tomar cualquier cosa que no sea agua. Pero de ahí a preferir el brocoli o la zanahoria antes que una cucharada de dulce de leche o un plato de papas fritas, el camino es bastante largo. Te pido disculpas si es verdad lo que me estás diciendo pero, la vedad, no te creo nada.

Hace todo antes que el manual. Camina a los diez meses, come a los cuatro, habla a los diez minutos de nacido y a los tres años ya va en ómnibus solo a la escuela. Aunque Bill Gates hay uno solo, todas las madres creemos que es el nuestro y a veces, solo a veces, debemos ayudar un poco la realidad restándole unos meses. Si no le hace daño a nadie una metirita blanca no está mal, ¿cierto? Mi hijo tiene solo 3 años pero sospecho que la lista sigue a lo largo de los años y me vendría bien la ayuda para el futuro ¿Se te ocurre alguna otra?

Anuncios

Un pensamiento en “De los siete al hilo al duerme toda la noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s