Carta al niño que se hará hombre…

Hijo,

Te escribo esta carta desde el pasado. Probablemente haya transcurrido tanto tiempo que ni yo recuerde con exactitud el episodio que me llevó a redactar estas líneas. Un video filmado en el baño del camping de Santa Teresa.

Espero, que no entiendas de que hablo. Que todo te resulte extraño, ajeno.

Espero, que no protagonices uno de estos.

Espero, que hayas pasado tantas horas con amigas, tías, primas y abuelas para saber que a veces se abusa sin usar la fuerza. Que alguien puede hacer cosas que no quiere aunque no grite que no y queramos creer que no puede ser cierto.

Espero, que tu primera vez haya tenido tanto amor y tan poco dinero que no sientas ganas de tener sexo con alguien porque “está regalada” o simplemente no se niega a hacerlo.

Espero, que nunca te hayan cortado las lágrimas con un “no seas marica” y entonces sepas que una minifalda no es un permiso; que un permiso puede revocarse en cualquier momento, y que una mujer puede querer sexo (sin importar con cuántos) sin renunciar a ser honrosa.

Espero, que hayas jugado lo suficiente a las muñecas para saber que las mujeres somos más que esposas, madres o putas.

Hijo espero, que para vos un hombre, sea otra cosa.

Anuncios